Convención sobre armas químicas

Compartir

La Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción, el Almacenamiento y el Empleo de Armas Químicas y su Destrucción, hecha en Paris el 13 de enero de 1993, constituye un instrumento jurídico internacional único en la historia del desarme y la no proliferación.

Su texto íntegro fue publicado en el B.O.E. del 13 de diciembre de 1996 y su entrada en vigor se produjo el 29 de abril de 1997.

Su característica más notable es que para asegurar su cumplimiento, además de unas normas de comportamiento entre Estados, establece un sistema de verificación mediante inspecciones internacionales.

Este sistema se aplica a las armas químicas y a las sustancias químicas de doble uso.

De su aplicación internacional se encarga la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), cuya sede se encuentra en La Haya.