A quién afecta

España no posee ni fabrica armamento químico. Pese a ello, nuestro país está afectado por la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas por su imposición de controlar las sustancias químicas de doble uso: sustancias utilizadas con fines pacíficos o civiles que pueden servir de precursores de armas químicas.

Algunas de estas sustancias se encuentran listadas en la Convención, pero otras, agrupadas por familias o productos, sólo están definidas por su estructura química, resultando difícilmente identificables o cuantificables a priori.

Este gran número de sustancias, tanto en estado puro como en mezclas, está presente en muchas ramas de actividad: industrial, comercial, médica, farmacéutica, investigación, protección, construcción, etc., por lo que la Convención afecta a un amplio espectro de instalaciones.

Básicamente, éstas pueden ser de tres tipos: industrias, laboratorios/centros de investigación, y empresas comercializadoras de sustancias químicas, entendiendo por comercialización las actividades de importación y exportación, introducción y expedición en el ámbito de la Unión Europea, y comercio interior.

Todas ellas están obligadas a declarar, tanto si realizan o no actividades con sustancias controladas, para lo cual deben utilizar el Cuestionarios Básicos B1 y B2.

Para industrias y empresas comercializadoras: Cuestionario Básico B1

Cuestionario Básico B1 [DOC] [100,5 KB]

Cuestionario Básico B1 [PDF] [52,44 KB]

Para laboratorios de Investigación: Cuestionario Básico B2

Cuestionario Básico B2 [DOC] [143 KB]

Cuestionario Básico B2 [PDF] [50,78 KB]

Las instalaciones que respondan en forma negativa a todas las preguntas incluidas en el Cuestionario, en tanto en cuanto su situación permanezca invariable no tienen ninguna otra obligación adicional con respecto a la Convención.

Las que contesten afirmativamente a alguna de las cuestiones planteadas deberán hacer una declaración inicial de sus datos referidos a los tres años anteriores de actividad controlable.

Tras esa declaración inicial, anualmente deben realizar dos declaraciones: una sobre las actividades que proyectan realizar el año siguiente y otra sobre las actividades efectivamente realizadas en el año ya cumplido.

El procedimiento para efectuar estas declaraciones varía dependiendo del tipo de sustancia, por lo que la información al respecto debe consultarse en el apartado correspondiente a cada Lista.